LA FOTOGRAFÍA EN MI VIDA

Mis primeros pasos en la fotografía se dieron casi por casualidad durante mis primeros años como estudiante de Bellas Artes. Empecé tomando fotografías como apuntes para luego realizar diferentes obras de arte, pero pronto descubrí la capacidad que tenia la fotografía de congelar el tiempo y las emociones, además con la fotografía podía extraer un trocito de la realidad para mostrarlo dándole énfasis a los pequeños detalles que hacen grande ese momento. Al poco tiempo me puse a estudiar fotografía a tiempo completo con el objetivo de tener los conocimientos necesarios para conseguir imágenes de gran calidad, tanto técnica como artística. Después de obtener el título y tras varios años trabajando como fotógrafo, puedo decir que si algo he aprendido en este tiempo es que cada día se aprende algo nuevo y nunca hay que conformarse con el resultado, siempre se puede mejorar algún aspecto y lucho por hacerlo día a día.


«Que cual de mis fotos es mi preferida? La que haré mañana.» Imogen Cunningham